¿Qué hago con mi pelo?

Si las peluquerías dependieran de personas como yo, cerrarían un 80%. No me gusta cambiar demasiado de peinado y suelo aparecer por la peluquería cada 4 meses o así porque ya lo tengo demasiado largo. Así que con tres cortes de pelo al año no se puede llegar muy lejos…

Pero está claro que la mayor parte de la gente hace mucho más uso que yo de la pelu. No creo que nadie se enfade si digo que las mujeres van mucho más que los hombres. Y gastan mucho más. A veces me cuentan lo que se gastan mensualmente en peluquería, entre cortar, teñir, etc. y no acabo de creérmelo. Pero es que además se ponen de moda cosas nuevas como las extensiones de pelo con cinta elástica, los cortes revolucionarios o los tintes imposibles. Y todo eso cuesta dinero.

De cualquier forma, los tiempos cambian y ahora los hombres también acuden puntuales a su cita con la peluquería. Yo creo que las grandes estrellas del cine y la televisión o los futbolistas han influido mucho en este tema. Existen determinados jugadores que cambian casi cada semana, cada vez que saltan al campo llevan un corte nuevo.

No hay duda de que en determinados trabajos, sobre todo de cara el público, se nos exige un cuidado en nuestra apariencia física y modo de vestir. Existen muchas historias de entrevistas de trabajo en la que se descartan candidatos por no llevar traje o aparecer con el pelo sin arreglar.

Hace un tiempo, una amiga estaba preocupada porque iba iniciar un proceso de selección en una gran multinacional. Hacía unos meses se había rapado el pelo para hacer un cambio radical. Al principio tuvo su gracia pero luego se dio cuenta de lo que cuesta que el pelo crezca…

Tenía miedo de iniciar la fase de entrevistas personales porque tenía el pelo demasiado corto. Yo no lo veía para tanto, pero ella terminó por consultar en una peluquería y se puso extensiones con  cinta elástica para acudir a la entrevista. Tuvo éxito. Vivimos en un mundo en el que la apariencia es nuestra primera carta de presentación y tenemos que jugar bien nuestras cartas.

Amplía tu restaurante durante todo el año

Su durante el verano amplías tu restaurante poniendo mesas en la terraza, ¿por qué no hacer lo mismo durante todo el año? De este modo podrías tener más metros cuadrados a tu disposición y a la de tus clientes y podrás atender a muchas más personas a un tiempo. Esto puede incrementar tus ganancias y además repercute positivamente en tu personal, ya que si la terraza se presenta bien durante el invierno y se climatiza adecuadamente, puede funcionar a pleno rendimiento. Esto acabaría con la estacionalidad de algunos puestos de trabajo, ya que parte del personal extra que se contrata para el verano podría trabajar durante todo el año para atender la terraza.

Tener un personal fijo es muy positivo para el negocio, ya que por un lado estamos hablando de trabajadores que conocen el establecimiento y que se mueven con soltura en el mismo. Además, estarán contentos porque saben que no se trata de un trabajo que dura unos meses y que luego se acaba, sino que si responden pueden tener un puesto fijo para todo el año.

Los trabajadores estarán mucho más motivados y el empresario puede estar más tranquilo ya que contará con un personal de total confianza, con el que establecerá una relación a largo plazo que le permitirá no tener que estar siempre vigilando y controlando que todo se realice según lo previsto.

Pero a veces no se trata solo de poder atender a más personas, sino de no perder a un segmento de los consumidores que solo acuden a aquellos restaurantes que disponen de techados para terrazas y que por tanto facilitan el poder fumar durante la comida. Y es que con la ley que regula el consumo de tabaco en la hostelería, el único modo de echarse un cigarro en la mesa es haciéndolo en una terraza que no esté totalmente cerrada. Por tanto, no se trata solo de tener más clientes, sino de no perder a los que se pueden ganar durante el verano y que se irán a otro lugar si llegado el mal tiempo se les impide fumar.

En beneficio de los clientes, de los empleados y en definitiva del negocio, vale la pena valorar la idea de cerrar la terraza de manera parcial y buscar la forma de decorarla y aclimatarla para que durante todo el año pueda ser utilizada y rente beneficios.

¿Carro de la compra o carro de combate?

Hacer la compra es todo un arte, pero también puede ser la guerra. Todo depende del momento del día y el día de la semana que elijas para ir al supermercado.

Cuando era más jovencito me gustaba ir a comprar. Siempre ayudé bastante a mis padres en este tipo tareas. Para mí era como una aventura. Entrar en un lugar en el que había cientos de productos para comprar y tener dinero en el bolsillo. Claro que no podía comprar lo que me apetecía, siempre llevaba una lista. Mi madre me decía que me fijara bien en leche asturiana precio o en las ofertas de los productos que debía comprar.

Y aunque disfrutaba de ir al supermercado, ya empecé a fijarme en las que serían mis grandes enemigas en el futuro: las señoras mayores. A la hora de comprar el pan, por ejemplo, me ocurría bastante a menudo que una señora se colaba. Como quien no quiere la cosa, se iban deslizando y terminaban ganándome la posición. Y se llevaban medio y un cuarto antes que yo.

Con el paso de los años he tenido que seguir yendo al supermercado como cualquier hijo de vecino, pero he perdido un poco el entusiasmo inicial. Trato de evitar las horas punta en la que los pasillos de los supermercados parecen más bien un circuito de Fórmula 1 o un campo de batallas con los carros aglomerándose en busca de la lubina más fresca o la leche asturiana precio más bajo.

Pero no siempre se puede evitar las horas punta y entonces me pongo el casco de guerra y saltó a la arena para batirme por los plátanos y las galletas. Y las señoras mayores ya no se ríen (tanto) de mí como cuando era pequeño.

He desarrollado un radar especializado en señoras que se cuelan y se activa automáticamente. Es como el sentido arácnido de Spiderman: “atención, señora que se hace la despistada a las 2, movimiento lento pero seguro para intentar ganarme la posición, situar el carro para generar una barrera infranqueable, acompañar de mirada asesina si fuese menester”. Ya no se me cuelan como antes…

Buscando un piso que cumpla mis expectativas

En los últimos años, he vivido en diferentes pisos y he tenido que visitar bastantes más. Tengo que decir que soy un aficionado al diseño de interiores y me fijo bastante en todo lo relativo a la decoración.

Cuando empecé a vivir de alquiler, uno de los factores prioritarios para mi era la ubicación del piso. A veces, me fijaba más en el lugar en el que estaba en la ciudad que en cualquier otra cosa. Recuerdo que uno de los primeros pisos en los que viví estaba en una zona de ocio y me entusiasmó. Bueno, más bien me obnubilé con lo que vi alrededor y se me olvidó que iba a vivir dentro de las casa, no en los bares y tiendas de la zona. Fue mi primer error. Cosas de juventud.

Aquel piso compartido era un desastre total. No solo por la gente con la que compartí vivienda (que también), sino porque era demasiado viejo. Con solo un vistazo parecía vintage, pero en las primeras semanas me di cuenta que no había nada de glamour en aquel estilo vintage. Aprendí  que a la hora de coger un piso de alquiler hay que fijarse antes en el agua caliente que en el bar chulo de la esquina.

Con el paso del tiempo empecé a poner más atención en el interior que en el exterior. Buscaba sitios bien comunicados pero tranquilos. Trabajando en casa, el factor ruido es fundamental. Hasta tal punto me obsesioné con el tema que hacía un estudio de los vecinos. En plan detective, trataba de conseguir información sobre las personas que vivían cerca del piso que me interesaba para ver lo que me podía deparar. Si, por ejemplo, al lado de mi puerta vivían un grupo de Erasmus ingleses, ponía pies en polvorosa.

Otro factor que fue tomando cada vez más importancia fue el diseño de interiores. Al fin y al cabo, iba a pasar mucho más tiempo dentro de casa que fuera y necesitaba sentirme a gusto en el hogar. A veces, la simple elección del color de los muebles del salón cambia la visión de una casa. En uno de los pisos que terminé viviendo, el sofá, la mesa y la estantería eran negros y del mismo estilo y combinaban a la perfección con el suelo. Me dio muy buenas sensaciones y allí me quedé. Y dejé de pensar en los bares de la zona…

HAY QUE PREVENIR PARA NO LAMENTAR

Cuando se hace un viaje ya sea por trabajo o por placer hay que tener en cuenta siempre hacerle una inspección al coche completa para que no te deje tirado a la primera de cambio como pasa demasiadas veces por desgracia. Hay que comprobar que todo funciona correctamente llevando el coche al taller de confianza que tenga cada uno, y así asegurarás que tu coche pueda hacer el viaje que tenías previsto con total confianza.

 

Uno de mis amigos un día tenía que viajar a cantabria para trabajar allí una temporada y cuando estaba cerca de lugo tuvo la mala suerte de que su coche dejó de funcionar sin dar aviso alguno, por fortuna encontró un lugar donde vendían coches ford de segunda mano en lugo y así fue como pudo conseguir el coche que tiene ahora y gracias al cual pudo llegar a tiempo a cumplir con sus obligaciones laborales, de otro modo era bastante probable que perdiese el trabajo por no presentarse en el plazo establecido, por fortuna al final todo se arregló bien.
Esta no es la única historia de este tipo que conozco pero no hay que ser muy observador para darse cuenta cuando vas por la carretera que hay muchos coches que tienen que detenerse en los arcenes porque han dejado tirados a sus dueños por lo general bastante lejos de sus casas, porque si aún te sucede cerca de casa por lo menos puedes volver, pero si te sucede cuando ya estás llegando a tu destino eso ya es otra situación completamente diferente, ya que te ves en una ciudad que no conoces y sin poder moverte con la libertad que te hubiese gustado, no es lo mismo moverse en un transporte público que no sabes muy bien a donde te va a llevar ni cuanto te va a llevar llegar al destino que te habías previsto. Al final estas cosas les pasan a la gente que se cree que el coche no necesita que lo cuiden, y el coche es como otro familiar más hay que cuidarlo para que te dé un buen rendimiento.

Para qué sirve un estor día y noche

En la actualidad la oferta de estores y cortinas que puedes encontrar en el mercado es inmensa. Por ello lo primero que debes hacer es una selección previa filtrando en función de una serie de criterios como pueden ser los materiales, el precio o el tipo de modelo. Ya que sólo así conseguiréis encontrar lo que estáis buscando sin gastar demasiado tiempo e ir comparando entre las diferentes opciones como pueden ser este estor dia y noche.

Para todos aquellos que no sepan en qué consisten los estor día y noche cabe decir que son un tipo de cortinas de lo más versátiles, ya que permiten gracias a la modulación de la apertura que presentan tanto hacer pasar la luz como impedir que esta lo haga en el caso de la noche cuando así se decide, por lo que de ahí su nombre. Son de lo más adecuadas por tanto para cualquier parte del día ya que se adaptan a todo tipo de situaciones.

Por supuesto, como ocurre con gran parte de las cortinas, estos modelos también se pueden hacer a medida, permitiendo así tapar una ventana justo hasta donde la misma termina sin tener que llegar hasta el suelo y restar espacio. Una opción muy útil que también será algo más costosa.

Además, dentro de los estores noche y día también podréis seleccionar entre los estores opacos, las cortinas y estores venecianos, los paneles japoneses, así como estores de láminas de madera todo dependiendo del propio gusto de la propia tendencia que se quiera introducir en el hogar.

Aunque este tipo de cortinas son muy versátiles, lo cierto es que el tipo de decoración que más encaja con ellas son el estilo nórdico, el rústico y el industrial, ya que todos ellos se caracterizan por buscar la sencillez y la simplicidad de las líneas en sus acabados, justo lo que ofrece este tipo de cortinas.

Lo que está claro es que si buscas un tipo de cortina útil este tipo de estor es para ti, ya que se puede modular y ajustar a la cantidad de luz que hay en el exterior.

Y ahora, ¿cómo entro en mi propiedad?

Quizás has ido a pasar un fin de semana agradable a tu finca o a una propiedad en el campo y te has encontrado al llegar que la cerradura se ha deteriorado por el paso del tiempo y que no puedes abrirla. Lo que iba a ser un día de relax empieza de la peor manera pero, no obstante, puede mejorar rápidamente sin que las cosas se compliquen demasiado.

Lo primero que tienes que hacer es llamar a Cerrajeros en Santander que dispongan de un servicio rápido o de urgencias y que puedan acudir en muy poco tiempo para abrir esa cerradura. Quizás, si se ha oxidado o tiene porquería en el interior, sea necesario quitarla y sustituirla por una nueva.

En algunos casos, la cerradura se podrá limpiar y se reutilizará sin problemas, aunque hay que asegurarse de que realmente no tenga daños. Esto es interesante si varias personas tienen llaves de la propiedad y resulta complicado contactar con todos para proporcionarles una nueva llave.

Lo más importante es que la puerta de la propiedad no sufra daños, así no habrá que gastar demasiado dinero y además, se podrá continuar con el fin de semana tal y como estaba previsto quedando todo en un incidente sin más importancia.

Aprovechando la ocasión, puedes solicitarles que te aconsejen sobre el mejor sistema para cerrar tu finca cuando no acudes con demasiada frecuencia, para evitar que pueda volverte a suceder algo así. Ellos podrán aconsejarte sobre una cerradura de calidad, que resista bien la intemperie.

Las cerraduras de exterior deben de ser muy resistentes y de buena calidad, pero en algunas ocasiones pueden contar con una tapa a mayores que impida la entrada de polvo o de hierbas que puedan acabar dañando el sistema interior de la cerradura.

Cuando no se accede a menudo a una propiedad es mejor no invertir en puertas de motor con apertura por mando a distancia, ya que la falta de uso también puede ser una causa de que acaben oxidándose o simplemente estropeándose. Al llegar y querer entrar es fácil encontrarse con que el sistema no funciona seguramente porque no se ha realizado ningún mantenimiento durante la ausencia.

Para evitar estos disgustos, lo mejor es una cerradura convencional, que en caso de que falle puede ser rápidamente reparada por un cerrajero a un coste mucho menor que un motor de arrastre para puertas.

¿Qué hacer si tu hijo no come?

La hora de la comida puede convertirse en una guerra en algunas casas en las que hay niños que se niegan a comer. A menudo caemos en algunos errores, como obligarles a comer o acabar perdiendo los nervios.

Estos son tres pasos básicos para actuar si crees que tu hijo no está comiendo lo suficiente.

1) ¿De verdad no come? Y no es una pregunta sin importancia, muchas veces los padres se obsesionan con que sus hijos no comen, pero en realidad lo que sucede es que no comen tanto como deberían según su criterio.

Si el niño crece normal, no tiene síntomas de estar enfermo ni presenta debilidad es porque come lo que necesita, no más ni menos. No todos los niños tienen por qué estar gorditos, pueden ser niños delgados y ser mucho más sanos que otros con sobrepeso.

2) Completa su dieta con suplmentos alimentacion infantil. Estos suplementos te garantizan que el niño tendrá todos los nutrientes que necesita y que no le faltará ni energía ni tampoco ninguna vitamina.

Es bueno que estos suplementos los tome con conocimiento del pediatra, que te aconsejará sobre la conveniencia o no de que se le den al niño. En algunos casos, por un miedo excesivo a que no estén comiendo debidamente, se acaba sobrealimentando a los niños, lo cual es también muy malo.

3) No lo presiones. El ansia porque el niño coma puede llevar a algunos padres a pasarse todo el día pensando en la comida y discutiendo con su hijo por este tema. Esto puede hacer que, al final, el niño acabe repeliendo la comida y disgustándose cuando llega la hora de sentarse a la mesa.

Los niños que son obligados a comer contra su voluntad corren graves riesgos de acabar sufriendo trastornos alimenticios, al igual que aquellos con los que la comida se utiliza como recompensa.

Si el niño no come bien, pero está sano lo mejor es dejar que poco a poco la situación se normalice y si tiene carencias, cubrirlas con suplementos. No se debe de insistir machaconamente, sino actuar con sutileza sirviéndole más a menudo aquellas comidas que le gustan y toma con más facilidad.

Recuerda que jamás debes de castigar a un niño por no comer ni premiarlo por el hecho de que lo haga, ya que así no verá nunca la comida como algo normal.

Centros de día Alzheimer Madrid, la mejor opción para personas con esta enfermedad degenerativa

Está claro que cualquier tipo de enfermedad que pueda afectar a cualquier ser humano puede ser importante dependiendo del tipo concreto de enfermedad, si bien es cierto que enfermedades como el cáncer en sus diferentes tipos y grados, o el Alzheimer, son algunas de las enfermedades más graves que suelen afectar a un mayor número de personas e la actualidad.

Y es que en el caso del Alzheimer, esta enfermedad degenerativa que nos hace i perdiendo la memoria en los estados más avanzados de la enfermedad, afecta ya a millones de personas cada año, por lo que cualquier pequeño indicio de solución o de hacer que el desarrollo de la enfermedad sea más leve y dilatado en el tiempo es bienvenido tanto para los pacientes como para sus propias familias. Por ello, los centros de día Alzheimer Madrid se han convertido en la mejor solución que podemos adoptar ante esta enfermedad degenerativa de pérdida de memoria.

Las ventajas de asistir a este tipo de Centro de día alzheimer Madrid son muy grandes ya que la familia puede estar totalmente tranquila de que podrán realiza sus actividades cotidianas con normalidad y con tranquilidad ya que sus familiares estarán cuidados por los mejores profesionales.

Además, otra de las ventajas de acudir a un centros de día de Alzheimer en Madrid es que los profesionales pondrán en marcha una serie de técnicas para potenciar la memoria mediante diferentes juegos y actividades que harán que el desarrollo de la enfermedad sea lo más lento posible.

De esta forma, gracias a los centros de día de Alzheimer en Madrid podremos estar tranquilos ya que uno de los mayores miedos de los familiares en paciente con Alzheimer es que sus familiares puedan salir de casa y no recordar donde viven, u olvidar la puerta o el gas abierto. Por tanto, una de las mejores opciones para estas personas dependientes es la de asistir a uno de estos centros de día especiales. De esta forma, también se divertirán y pasarán el día jugando y aprendiendo nuevas lecciones.

Descubre las auténticas orejas de carnaval

En España tenemos un postre para cada momento del año. No hay celebración que no tenga su dulce característico. Algunos de ellos comenzaron siendo típicos de ciertas zonas de España, pero gracias a Internet todo se ha ido popularizando y ahora es frecuente encontrar cocas en mesas andaluzas o Papaviejos de Semana Santa en restaurantes madrileños.

Por eso, ahora que el carnaval está aquí, es buen momento para recordar uno de los dulces típicos de esta época, esta vez de procedencia gallega: las orejas de carnaval. Resultan bastante fáciles de hacer y están deliciosas, por la que invito a probarlas.

Ingredientes que necesitarás:

1 huevo grande

Una copita de anís (esto quiere decir anís al gusto)

½ kg de harina trigo

200 ml de agua

Una pizca de sal

Raspas de limón

100 g de mantequilla la central lechera asturiana

Azúcar para espolvorear por encima y canela

La receta tradicional de las orejas llevaba manteca de cerdo en lugar de mantequilla, pero actualmente no es fácil encontrarla y además el paladar está más acostumbrado al sabor suave de la mantequilla, por lo que seguramente será más del agrado de la mayoría.

Preparación:

En una encimera con espacio para trabajar se deposita la harina a la que se le da forma de volcán. En su interior se echa el huevo batido, la mantequilla derretida y el resto de los ingredientes. El agua debe de estar templada y se va vertiendo poco a poco para dar tiempo a la harina a mezclarse.

Se amasa hasta que se vea que la mezcla está bien trabajada. Si la masa no se diera bien se le puede añadir un poco de agua templada y en caso de que esté muy líquida un poco de harina. Se sabrá que está lista cuando no se pegue ni a las manos ni a la mesa. Se deja reposar una hora aproximadamente.

Al cabo de este tiempo se vuelve a amasar y se corta la masa en pequeñas porciones, del tamaño más o menos de una nuez. Con un rodillo untado en aceite se estiran las porciones. La masa debe de quedar muy fina.

Lo tradicional es freír las orejas en aceite de oliva virgen, pero esto va para gustos y hay quien prefiere el girasol que da menos sabor a la masa. En cualquier caso, se fríen en aceite abundante y nada más salir de la sartén se espolvorean con azúcar y canela. ¡Listas para tomar!