Categoría: Cerrajeros

LAS DISCUSIONES LLEGAN A SU FIN

Hasta no hace mucho tiempo cualquier tema podría llegar a desembocar en una discusión muy acalorada y que podría terminar mal, daba igual cual fuese el tema de discusión, cuanto cobra un cerrajero o cuántos títulos tiene un equipo de fútbol el cual nadie conoce, ahora ya nadie se molesta en pensar un poco a ver si se le ocurre la respuesta sin tener que buscarla, ya no se discute como antes ya que a la mínima duda siempre hay alguien que saca su teléfono móvil para buscar la respuesta al tema de discusión, como si le costase mucho pensar un poco, pero ya se sabe que cada vez nos estamos volviendo más vagos y más cómodos.

 

Incluso en los bares, los señores mayores que suelen ser los que más discuten ahora también tienen sus propios teléfonos móviles con los cuales pueden buscar las respuestas a las discusiones que tienen, el problema llega cuando varios buscan las respuestas y no todos encuentran la misma respuesta, entonces es cuando empieza la discusión de verdad, como si internet diese siempre las respuestas correctas a todo, que no siempre pasa, cualquiera puede colgar cualquier contenido en internet aunque no sea cierto, por lo que no te puedes fiar de todo lo que pone en internet aunque te lo pinten de color de rosa.

 

Personalmente pienso que buscar siempre la respuesta en internet a todas las cosas que no sabemos no nos va a convertir en más inteligentes sino al contrario, serías más inteligente si supieses las respuestas sin tener que buscar, el problema no viene de las personas mayores sino de los niños, si no aprenden a saber las cosas por sí mismos al final se van a convertir en unos ignorantes, ¿para que se van a molestar en estudiar si pueden buscar cualquier cosa en internet? al final supongo que se darán cuenta de que lo más importante en esta vida es ser autosuficiente y no depender de una máquina que en cualquier momento te puede dejar tirado, pero nuestro cerebro por suerte siempre nos acompaña allá donde vamos y siempre podemos utilizarlo.

Y ahora, ¿cómo entro en mi propiedad?

Quizás has ido a pasar un fin de semana agradable a tu finca o a una propiedad en el campo y te has encontrado al llegar que la cerradura se ha deteriorado por el paso del tiempo y que no puedes abrirla. Lo que iba a ser un día de relax empieza de la peor manera pero, no obstante, puede mejorar rápidamente sin que las cosas se compliquen demasiado.

Lo primero que tienes que hacer es llamar a Cerrajeros en Santander que dispongan de un servicio rápido o de urgencias y que puedan acudir en muy poco tiempo para abrir esa cerradura. Quizás, si se ha oxidado o tiene porquería en el interior, sea necesario quitarla y sustituirla por una nueva.

En algunos casos, la cerradura se podrá limpiar y se reutilizará sin problemas, aunque hay que asegurarse de que realmente no tenga daños. Esto es interesante si varias personas tienen llaves de la propiedad y resulta complicado contactar con todos para proporcionarles una nueva llave.

Lo más importante es que la puerta de la propiedad no sufra daños, así no habrá que gastar demasiado dinero y además, se podrá continuar con el fin de semana tal y como estaba previsto quedando todo en un incidente sin más importancia.

Aprovechando la ocasión, puedes solicitarles que te aconsejen sobre el mejor sistema para cerrar tu finca cuando no acudes con demasiada frecuencia, para evitar que pueda volverte a suceder algo así. Ellos podrán aconsejarte sobre una cerradura de calidad, que resista bien la intemperie.

Las cerraduras de exterior deben de ser muy resistentes y de buena calidad, pero en algunas ocasiones pueden contar con una tapa a mayores que impida la entrada de polvo o de hierbas que puedan acabar dañando el sistema interior de la cerradura.

Cuando no se accede a menudo a una propiedad es mejor no invertir en puertas de motor con apertura por mando a distancia, ya que la falta de uso también puede ser una causa de que acaben oxidándose o simplemente estropeándose. Al llegar y querer entrar es fácil encontrarse con que el sistema no funciona seguramente porque no se ha realizado ningún mantenimiento durante la ausencia.

Para evitar estos disgustos, lo mejor es una cerradura convencional, que en caso de que falle puede ser rápidamente reparada por un cerrajero a un coste mucho menor que un motor de arrastre para puertas.