Las tres claves para dormir bien por la noche

Algunas personas no duermen bien debido a problemas de salud, a preocupaciones excepcionales o debido a pequeños achaques. Pero la gran mayoría de la gente que no logra descansar de noche tiene el estrés como una de las causas principales que les impiden descansar correctamente.

Estos consejos están pensados para aquellos que no duermen debido al estrés y a la ansiedad de las tareas diarias, que les impiden desconectar y conciliar un sueño reparador. Y es que dormir no siempre es sinónimo de descansar como es debido.

-Rompe con el resto del día antes de ir a dormir. Una de las claves para no llevarte las preocupaciones a la cama y que estas te impidan dormir es establecer una barrera entre lo que haces durante el día y lo que haces antes de acostarte. Puedes optar por darte una ducha relajante, escuchar música, leer un libro o ver una serie que te guste, pero lo importante es que al menos media hora antes de acostarte hayas cortado con el trabajo diario.

-Invierte en tu cama. Contar con una cama cómoda es fundamental para un buen descanso. Por eso debes de elegir somieres y colchones de calidad que te ayuden a dormir en una buena postura. Los somieres son los grandes olvidados a la hora de comprar cama. Se invierte tiempo y dinero en elegir el colchón, pero nos olvidamos de que sin una buena base este puede acabar por deformarse. La combinación de ambos factores es lo que hacen que la cama sea acogedora y se adapte a la forma del cuerpo sin hundirse.

-Una habitación con buen ambiente. Que la habitación tenga un buen ambiente que invite al descanso es también importante. Se debe de tener la habitación en orden y limpia y la temperatura debe de ser adecuada para poder dormir bien sin tener frío ni calor. Intenta no dejar nada pendiente para el día siguiente. Coloca la ropa que te vayas a poner y dispón todo aquello que tengas que llevarte si es que madrugas. De este modo, no estarás con cosas pendientes en la cabeza.

Todo esto ayuda a dormir mejor y puedes acabar de ayudarte con una infusión caliente o un vaso de leche antes de meterte en la cama. Evita hablar por teléfono de cosas de trabajo o responder mensajes una vez en la cama. Lo agradecerás.

¿Sigues escuchando “casetes”?

Quedan ya pocas personas que recurran a este formato, pero siempre hay irreductibles que se niegan a dejar su colección de “cintas de música” y actualizarla. No obstante, la electrónica audio ha evolucionado mucho en muy poco tiempo y cuando una de estas cintas de cromo va dejando de escucharse, ya no es lo más actual pasarse al CD.

En pocos años hemos visto con el formato de CD que se nos vendía como una revolución en el mundo de la música y el futuro a largo plazo no lo ha sido tanto. Quienes compraron nuevamente sus vinilos pensando que estaban accediendo a un sistema que se vendía como eterno se dieron cuenta de que este era mucho más frágil de lo que se había dicho en un principio y que, finalmente, estropear un CD no era tan complicado.

Los viejos vinilos han vuelto con fuerza, ya que el sonido limpio del CD no convencía a muchos amantes de la música que lo encontraban excesivamente frío y carente de los sutiles matices de los discos convencionales. Pero siguen siendo delicados y para muchas personas, una muestra de sibaritismo más que una necesidad musical en sí misma.

Por eso, todo apunta a que el futuro de la música está en las descargas online. En un disco duro que puede abultar lo que una antigua caja de casete caben horas y horas de música que se pueden llevar a cualquier sitio. Incluso no es necesario contar con un disco duro si no se quiere estar pendiente de un formato físico. La nube permite almacenar en servidores externos toda la información que queramos tener, incluida la música y la literatura que adquirimos en Internet.

Muchas personas desconfían de la nube y prefieren tener su música y sus libros en casa, a buen recaudo. Pero la mayoría están comenzando a ceder y, al menos, usan la nube para sus copias de seguridad. Las ventajas de esta combinación son muchas: todo en un solo dispositivo que además ocupa muy poco espacio y la seguridad de que si se daña o es robado se cuenta con una copia a la que se puede acceder desde cualquier dispositivo.

Si todavía sigues escuchando casetes es hora de comenzar a pensar en cambiar de formato, sobre todo porque seguramente ya no suenen como antes. Aunque, dicen los rumores, podrían volver a estar en las tiendas en breve.