¿Puedo padecer cáncer de hígado?

En el caso de padecer cancer higado sintomas iniciales y control médico son las mejores armas para asegurarse el éxito en la lucha contra este problema. Por eso, la identificación de estos síntomas es tan importante. Sin embargo, el cáncer de hígado es una de las enfermedades llamadas silenciosas, que no suelen dar dolor ni molestias hasta que no están avanzadas. Por eso hay que fijarse hasta en aquellas más sutiles, siempre sin obsesionarse, para darse cuenta de que algo está cambiando en nuestro cuerpo.

Estos son algunos hábitos que pueden ayudarnos a identificar que algo está mal en nuestro cuerpo:

-Pésate con regularidad. Es normal tener cambios de peso en determinados momentos. Por ejemplo, muchas mujeres varían uno o dos kilos a lo largo de su ciclo menstrual. Pero si se comienza a perder peso sin hacer dieta y sin haber cambiado los hábitos de vida puede ser un indicador de que algo está mal en el cuerpo y se debe de acudir al médico.

-Vigila el color de tu piel y de tus ojos. Uno de los síntomas de que algo está funcionando mal en el hígado es la ictericia. Es muy fácil de identificar porque hace que la piel y el blanco de los ojos se vuelvan amarillentos. En el blanco de los ojos es muy fácil detectar este cambio de color, por eso hay que observarlos de vez en cuando del mismo modo que nos buscamos bultos o que controlamos los lunares del cuerpo.

-Controla otros cambios. Los picores sin tener razón de ser pueden ser indicativo de que el hígado no está depurando bien las toxinas, las cuales van a la sangre y hacen que se produzca una sensación de picazón continuada. Si te pica habitualmente el cuerpo pero no tienes granos ni has estado expuesto a nada que justifique esto, consulta con tu médico, lo más seguro es que sea una alergia a algún tejido pero siempre es bueno descartar otros problemas.

Lo mismo sucede con la hinchazón abdominal. Todos podemos sufrirla ocasionalmente tras una comida pesada o porque estamos llevando una vida muy sedentaria. Pero la hinchazón continuada y las punzadas en el costado pueden estar hablando de un agrandamiento del hígado y de acumulación de líquido.

-Realiza un análisis de sangre una vez al año. Este control ayudará a tu médico a ver que todo está como es debido y a notar cualquier cambio a tiempo.

Cáncer de estómago: detecta las señales

Saber como detectar cancer de estomago sería algo muy importante para cualquier médico y para la mayoría de las personas ya que del diagnóstico temprano del cáncer depende en gran medida el éxito en su tratamiento. Sin embargo, no es muy sencillo hacerlo ya que las señales del cáncer de estómago se pueden confundir fácilmente con otras enfermedades. Estas son algunas de las pistas que nos da el estómago:

-Un apetito mucho menor de lo habitual. El paciente dice que se siente siempre harto, incluso a veces horas después de haber comido. Cualquier alimento, incluso los ligeros, hacen que se sienta empachado. Esto también ocurre en otros problemas que no son tan graves.

-Perder peso sin una razón aparente. Puede parecer que perder peso es algo bueno, casi todo el mundo busca conseguirlo. Sin embargo, no es algo bueno cuando se pierde sin una razón aparente. Siempre es un síntoma de que algo va mal en el organismo.

-Dolor abdominal. A veces no es un dolor punzante y que se pueda decir exactamente donde está causado, sino un malestar difuso en la zona superior del ombligo. La persona siente que tiene ahí una presión que por momentos se convierte en dolorosa y que no se va con nada.

-Indigestiones. Las digestiones pesadas, las náuseas o los vómitos son frecuentes en las personas que tienen este tipo de problemas. También sufren con frecuencia de acidez de estómago, que puede llegar a causar reflujos y dolores. En los casos más graves aparecen vómitos que pueden contener sangre. Es importante señalar que la sangre en el vómito no tiene por qué ser roja, puede ser de color negro, por lo que muchas personas no la identifican como tal.

Cuando aparecen estos síntomas el médico mandará realizar pruebas para ver qué es lo que sucede. La presencia de anemia o de sangre en las heces pueden ser pistas que indiquen que podría haber algún tipo de cáncer. Lo habitual es que también se realicen endoscopias para ver el estado de las paredes del esófago y del estómago e incluso se recojan pruebas para analizar.

Normalmente, estas pruebas dan como resultado otra enfermedad más benigna pero que hay que diagnosticar y tratar igualmente. Problemas como el reflujo gástrico crónico pueden tener como consecuencia la aparición de cáncer en el esófago siendo una muestra de cómo un problema frecuente puede desembocar en algo mucho más grave.