¿Es mejor la mantequilla o la margarina?

La eterna polémica de cuál de los dos alimentos es mejor o cual tiene más grasas perjudiciales parece que no acaba de aclararse. Pero para saber toda la verdad lo primero que hay que saber es qué es cada uno de los productos.

La mantequilla, la de verdad, se hace con un único ingrediente: la leche. Esta se bate hasta conseguir la mantequilla. Es así como se consigue la mantequilla central lechera asturiana. Esta marca se ha comprometido con lo natural y por tanto no añade ni conservantes, ni colorantes ni ningún tipo de E. El único ingrediente de su mantequilla es mantequilla conseguida a partir de la leche.

Algunas mantequillas pueden llevar, a mayores, sal. Pero lo indican en su envase ya que se trata de mantequilla salada. Es una opción sabrosa pero menos recomendable, ya que en la mayoría de las dietas se toma demasiada sal y esta no es muy beneficiosa para nuestra tensión arterial, por ejemplo.

Pero hay que leer bien las etiquetas porque no todas las mantequillas son tan naturales. Algunas marcas si usan conservantes, colorantes o cualquier otro añadido químico para darle un mejor color. Incluso se le añaden otras grasas.

La margarina se elabora a partir de grasas vegetales. En algunos casos puede mezclar grasas vegetales y animales. La mayoría de las margarinas que encontramos en los supermercados son de origen vegetal.

Al ser vegetales, muchas personas dan por sentado que son más sanas que las grasas de origen animal, pero esto no es necesariamente cierto. De hecho, la leche y sus derivados tienen una grasa que está considerada de las más saludables dentro de las grasas saturadas. La grasa de la margarina es en muchos casos trans, de difícil metabolización y que es muy perjudicial para el organismo.

Cuando la margarina se elabora exclusivamente con aceite de oliva o de girasol y grasas hidrogenadas la cosa cambia. Este tipo de margarinas no llevan las temidas grasas trans y son más saludables. Pero hay que leer bien la etiqueta ya que casi todas tienen añadidos conservantes, colorantes o saborizantes. Y, en algunos casos, en lugar de un aceite saludable optan por aceite de palma, de muy mala calidad y con muchas contraindicaciones.

La opción más saludable sería la mantequilla totalmente natural, seguida por la margarina elaborada con aceites buenos y grasas hidrogenadas sin más elemento. La clave está en leer siempre las etiquetas.

Hacerse un manitas por necesidad

Cuando yo era pequeño siempre miraba a mi padre con admiración cuando se ponía a arreglar cualquier cosa en casa. Era increíble y aun hoy me resulta algo inalcanzable para mí: esa habilidad innata para solventar cualquier pequeña avería o hacer cualquier pequeña obra en casa. ¿Cómo se puede saber un poco de electricidad, un poco de albañilería, otro poco de fontanería, etc.? Acumulando experiencia, ¿no?

Y es que claro, desde pequeño, mi padre siempre tuvo mil y una actividades. Los tiempos han cambiado mucho. Mientras yo me dedicaba siendo niño a estudiar y jugar a la consola, él fabricaba coches con tapas, cuerdas elasticas, piedras y cartones. Su habilidad con las manos, al parecer, ya era legendaria en su pueblo y otros niños acudían a él para que les perfeccionara los juguetes.

Después empezó a trabajar e hizo un poco de todo en sus primeros años. Así es que cuando se casó y tuvo hijos, en su casa nunca se necesitó a un manitas: él era el manitas. A no ser que la avería o la obra fuesen considerables, mi padre se encargaba de todo, y casi siempre lo hacía bien.

Ahora que yo soy padre, temo que mi hijo, cuando crezca, no sienta esa admiración cuando me veo con el destornillador en la mano. Creo más bien que va a decir: “papá, lo estás haciendo mal, déjame a mí, que en el cole me han dicho cómo se hace”. A lo mejor la habilidad manual me ha saltado y pasa directamente a mi hijo, ¿no?

De cualquier forma, a pesar de que mí no me va mucho lo de la ‘bricomanía’, me he visto en la obligación de aprender lo básico. Cuando llegas a una casa nueva sin muebles y te toca a ti montarlo todo, o aprendes a  usar el destornillador y el martillo o te sientas en el suelo a comer. Las modernas tiendas de muebles, ya se sabe, ‘obligan’ a montar tus propios muebles si quieres aprovecharte de que sus precios son un poco más bajos. Así que yo también me estoy haciendo un pequeño manitas, aunque me temo que todavía no soy capaz de fabricar coches de juguete con cuerdas elasticas, un par de cartones y unos tapones.

¿En qué consiste un centro de día para pacientes con alzhéimer?

Si tienes un familiar con alzheimer y te estás preguntando en qué consiste  un centro de día para pacientes con alzhéimer te lo contamos. Lo primero que tienes que tener en cuenta es la diferencia entre hospital de día y centro de día.

Pues bien, mientras el hospital de día se trata de una dependencia especializada que genera el propio hospital el centro de día es un establecimiento extrahospitalario.

Hay que tener en cuenta que un hospital de día está concebido como una unidad de diagnóstico que es terapéutica y que sirve para dar atención a los pacientes con trastornos tanto cognitivos como con demencia.

En este tipo de centros lo que se hace es una valoración exhaustiva del paciente que sufre una demencia. Con ello lo que se busca es establecer un diagnóstico, además de realizar controles de seguimiento y aplicar todo tipo de recomendaciones terapéuticas.

En este sentido, en este tipo de centros el paciente tiene una atención pluridisciplinar. Ya que está atendido tanto a nivel médico como de enfermería, así como de recuperación funcional que corre a cargo de psicoterapeutas.

En este tipo de centros el paciente acude periódicamente siempre con previa cita y esta asistencia incluye consultas y terapias ambulatorias. A veces los pacientes pueden llegar a participar en ensayos clínicos.

Por lo que respecta a los centros de día como el Centro de dia alzheimer centro Madrid, estos lugares están destinados al cuidado y a la atención global de las personas con demencia durante una jornada diurna. Este tipo de centros es cada vez más frecuente encontrarlos en nuestro país. Estos lugares tienen un objetivo social y terapéutico.

Estos lugares se encargan de conservar la situación funcional de los pacientes, además de tratar de frenar la evolución desfavorable que puede presentar el deterioro cognitivo. Para ello hacen uso de la estimulación cognitiva, del ejercicio físico y de la socialización. Son zonas que sirven de apoyo emocional al paciente gracias a la realización de actividades programadas, además de estar todo el día acompañados.

Las tres claves para dormir bien por la noche

Algunas personas no duermen bien debido a problemas de salud, a preocupaciones excepcionales o debido a pequeños achaques. Pero la gran mayoría de la gente que no logra descansar de noche tiene el estrés como una de las causas principales que les impiden descansar correctamente.

Estos consejos están pensados para aquellos que no duermen debido al estrés y a la ansiedad de las tareas diarias, que les impiden desconectar y conciliar un sueño reparador. Y es que dormir no siempre es sinónimo de descansar como es debido.

-Rompe con el resto del día antes de ir a dormir. Una de las claves para no llevarte las preocupaciones a la cama y que estas te impidan dormir es establecer una barrera entre lo que haces durante el día y lo que haces antes de acostarte. Puedes optar por darte una ducha relajante, escuchar música, leer un libro o ver una serie que te guste, pero lo importante es que al menos media hora antes de acostarte hayas cortado con el trabajo diario.

-Invierte en tu cama. Contar con una cama cómoda es fundamental para un buen descanso. Por eso debes de elegir somieres y colchones de calidad que te ayuden a dormir en una buena postura. Los somieres son los grandes olvidados a la hora de comprar cama. Se invierte tiempo y dinero en elegir el colchón, pero nos olvidamos de que sin una buena base este puede acabar por deformarse. La combinación de ambos factores es lo que hacen que la cama sea acogedora y se adapte a la forma del cuerpo sin hundirse.

-Una habitación con buen ambiente. Que la habitación tenga un buen ambiente que invite al descanso es también importante. Se debe de tener la habitación en orden y limpia y la temperatura debe de ser adecuada para poder dormir bien sin tener frío ni calor. Intenta no dejar nada pendiente para el día siguiente. Coloca la ropa que te vayas a poner y dispón todo aquello que tengas que llevarte si es que madrugas. De este modo, no estarás con cosas pendientes en la cabeza.

Todo esto ayuda a dormir mejor y puedes acabar de ayudarte con una infusión caliente o un vaso de leche antes de meterte en la cama. Evita hablar por teléfono de cosas de trabajo o responder mensajes una vez en la cama. Lo agradecerás.

Adelgazar en el quirófano

Todavía existen muchas personas que consideran una cirugía como la liposucción una operación ‘para adelgazar’. Los buenos profesionales del sector, que los hay y muchos, sobre todo aquellos con experiencia que no necesitan estrategias agresivas para captar clientes, responderán siempre con ‘depende’ a si con la liposucción se adelgaza. Desde luego, si el primer objetivo del paciente es adelgazar lo mejor es un régimen alimenticio y ejercicio físico. Porque se adelgaza mejor en el comedor y en el gimnasio que en el quirófano.

Muchos pacientes preguntan en las clínicas de cirugía estética acerca de sus dudas sobre determinadas operaciones. Se habla mucho de la liposucción sin dolor y de las consecuencias a largo plazo de una operación de este tipo. Muchos expertos consideran que la lipo es adecuada, sobre todo, para personas con un peso normal que buscan reducir los depósitos de grasa localizados. Por ejemplo, puede ser perfecta para la zona de las cartucheras en las mujeres.

Pero cuando llega a una clínica una persona con un sobrepeso considerable y pide consejo acerca de la liposucción, el cirujano siempre esboza una media sonrisa: “tal vez la liposucción no es exactamente lo que necesitas para adelgazar”. Es una forma diplomática de decir que se han confundido los términos.

Tal vez esta confusión provenga de escuchar que determinado famoso se ha hecho una liposucción y ha quedado mejor que nunca. Debido a esta asociación de liposucción y personaje famoso que ha quedado estupendo, muchas personas de a pie se han hecho un lío con la cirugía plástica en general y con la liposucción en particular.

Es verdad que la tecnología ayuda cada vez más a que las cirugías sean más seguras y menos dolorosas, por eso se habla de liposucción sin dolor en el caso de algunas nuevas técnicas experimentales no invasivas. Pero al final, lo que toda persona interesada en la cirugía plástica debe hacer es acudir a un profesional cualificado y de confianza para aclarar todas las dudas. Porque la liposucción no adelgaza, estrictamente, sino que moldea determinadas partes del cuerpo, lo que ayuda a tener un físico más saludable, pero desde luego no es ese milagro que nos quita 30 kilos de encima.

¿Cuándo vale la pena comprar un coche?

Cuando se vive en una ciudad mediana en la que no hay excesivos problemas de tráfico o de aparcamiento, la mayoría de la gente no se plantea siquiera esta pregunta. Más bien se preguntan ¿por qué no comprar un coche? El motivo es que pueden utilizarlo fácilmente incluso para desplazarse a las afueras de la ciudad para hacer la compra o para ir a trabajar cada día. Tomar la decisión de comprar coches toyota de ocasion o cualquiera de sus marcas favoritas es fácil.

Pero cuando se vive en una gran ciudad las cosas cambian. Cada vez más personas que tienen carnet y pueden permitirse la compra de un vehículo deciden no hacerlo. Y el motivo está en que supone un gasto que no les compensa. Los motivos hay que buscarlos en el modo de vida de las grandes ciudades:

-Cada vez es más complicado llevar el coche a trabajar. Cuando se vive en una gran ciudad llevar el coche a trabajar puede ser toda una odisea ya que no solo hay que soportar grandes atascos, pues todo el mundo sale de casa a horas similares. Sino que buscar aparcamiento en las áreas en las que están la mayoría de las empresas y oficinas es tarea imposible.

Esto supone tener que pagar un aparcamiento en donde se vive, si no se dispone del mismo en propiedad y tener que pagar otro parking en la zona en la que se trabaja. Solo hay que hacer las cuentas para ver que el transporte público sale mucho más a cuenta.

-Ha cambiado el modo en el que hacemos la compra. Si antes lo normal era que todo el mundo acudiera a los centros comerciales para aprovisionarse de comida ahora los hábitos comienzan a cambiar. Es cierto que siguen siendo muchos los que acuden a los establecimientos de manera regular, pero otros muchos deciden hacer la compra por Internet y adquirir los productos frescos diarios en tiendas de barrio.

Esto no solo hace que ahorren mucho tiempo, también se ahorra dinero porque se evitan muchas compras compulsivas y antojos.

-Los viajes de placer no compensan tener coche propio. Para los viajes de placer, como vacaciones o fin de semana, el coche sigue siendo una buena alternativa porque permite parar donde se quiera y da mucha más libertad. Pero alquilar un vehículo para estos días compensa mucho más que adquirirlo.

Tu nevera habla de ti

Tengo una amiga que tiene un extraño pasatiempo cuando es invitada a comer en casa de alguien: mirar en la nevera para ver qué hay. Dice que de esa manera puede conocer más a fondo quién es realmente cada persona. Tiene un punto inquietante, ¿verdad? Es como esas personas que miran detrás de los cuadros o que pasan una eternidad en el baño cuando están en casas ajenas. Pero si lo pensamos bien, es verdad que se puede extraer bastante información analizando las neveras de los demás.

De hecho, incluso se puede trazar una evolución de cada persona en función de lo que han albergado las neveras a lo largo de los tiempos. En mi caso, cuando me ‘independicé’, la nevera pasó el lugar en el que guardaba, básicamente, la leche, el agua y el yogur con frutas. Y de vez en cuando, la cerveza… No tenía mucho más porque en los primeros tiempos pasaba a comer por casa de mis padres cuando podía: esa (medio) independencia que significa quiero dormir solo pero si me haces la comida mamá, pues mejor…

Cuando me cambié de ciudad, mi nevera dio un giro radical. Tuve que ponerme las pilas y empezar a cocinar en serio. O al menos eso es lo que pensaba yo que iba a hacer. Pero si en las primeras semanas la nevera estaba plagada de frutas, verduras y otros productos frescos, poco a poco empezó a vaciarse y ya nunca se volvió a llenar del todo.

La falta de tiempo hace que no podamos (o queramos) dedicar tanto tiempo a la cocina y acabamos optando por lo fácil que es la comida preparada o, directamente si la economía lo permite, comer fuera.

Y luego llegó mi futura mujer y la nevera volvió a cambiar, para mejor. Todavía se mantenía el yogur con frutas y cereales que tanto me gusta, pero volvieron los productos frescos, sobre todo el pescado y la verdura. Se supone que si mi amiga viene ahora a comer a casa podrá hacerme un buen retrato robot, ya que siempre tenemos la nevera a reventar.

ES MÁS SENCILLO HACERLO TÚ MISMO

Cuando pienso en la decoracion de interiores, se me viene a la cabeza los decoradores de interiores que se ven en los programas de la televisión, y no creo que estos decoradores de interiores agraden a mucha gente, por lo que pienso no creo que nadie quiera que un desconocido le decore el interior de su casa, además, un decorador de interiores va a decorar el interior de tu casa con los muebles que a él o a ella le gustan sin tener en cuenta el precio o el estilo de los muebles. Nunca he llegado a plantearme contratar a ningún decorador de interiores, esas cosas solo las hacen la gente que no sabe en qué gastarse el dinero y que les da pereza decorar ellos mismos su casa, pero la gente normal no pide los servicios de un decorador de interiores, lógicamente prefieren decorar sus casas ellos mismos, que les saldrá mucho más barato y además aseguran que los muebles y el resto de enseres de la casa van a ser del agrado de cada uno.

 

Además por lo que puedo ver en los programas de reformas de casas, los decoradores de interiores no hacen más que tirar tabiques para que todo sea más diáfano, cosa que no a todo el mundo le gusta, pero ellos dan por sentado que sí, con conseguir un poco más de espacio creen que es más que suficiente, la gente no quiere tener una gran cantidad de espacio lo que quieren es un hogar confortable sin tener que estar hacinados con sus cosas alrededor, en muchos casos los protagonistas de esos programas no tienen sitio o porque no tienen la casa recogida o porque tienen demasiadas cosas y no tienen donde meterlas, la solución más sencilla para esa gente es hacer una limpieza en su casa y dejar solamente lo que sea estrictamente necesario.

 

Personalmente creo que cada uno debería de decorar su casa sin tener que contratar a ningún decorador de interiores que les va a costar un buen dinero y no es seguro que el resultado sea el que se quería en un principio.

Un despacho en el trastero

Si te gustaría tener un sitio propio para realizar tus pequeños trabajos en casa, como las cuentas de tu negocio o los mails que envías a tus clientes, quizás puedas aprovechar algún rincón que no uses para transformarlo en un pequeño despacho. Y no tiene por qué ser una habitación, muchas personas que tienen una pequeña despensa en el pasillo o una habitación para las cosas de limpieza, la han transformado en un pequeño despacho muy coqueto. Eso sí, solo apto para utilizar con la puerta abierta, la cual es perfecta para poner un calendario y los post it con todo aquellos que no puedes olvidar.

Pero si necesitas un poco más de espacio, quizás puedas reciclar el trastero del garaje o el que muchos pisos tienen en la planta superior del edificio, y convertirlo en el mejor despacho del mundo. Para eso, debes de llevar a cabo algunas pequeñas reformas que lo dejarán como nuevo.

Para empezar, necesitas aislarlo. Muchos de estos trasteros no están pensados para que nadie pase demasiado tiempo allí, así que son realmente fríos y un poco húmedos. Para evitar esto puedes forrar las paredes con corcho, conseguirás aislamiento acústico y térmico por muy poco dinero. Lo mejor es que el corcho puedes pintarlo si lo deseas para que quede en los colores que más te gusten.

Para el suelo, puedes utilizar baldosas adhesivas que imitan a la madera y que además de evitar el frío del terrazo que normalmente tienen como base estas habitaciones, queda muy acogedor y combina muy bien con el corcho. Para el techo, utiliza planchas de polispan especialmente pensadas para ello y que se pegan con silicona. Por poco dinero tendrás el trastero decorado y aislado y todo eso podrás hacerlo tú mismo.

Llega la hora de decorarlo y para ello puedes usar un estor para la ventana. Incluso si es solo un ventanuco de ventilación quedará mucho más bonito así. Coloca un aparato de aire acondicionado portátil de bajo consumo para que te de calor durante el invierno y te refresque en verano y compra los muebles que necesites para trabajar. Lo normal es tener una estantería, mesa de despacho y un par de sillas. No olvides una lámpara o un plafón en el techo. Puedes completar la decoración con algunos cuadros o láminas enmarcadas y tendrás un acogedor espacio para trabajar en tu casa.

Mi ordenador corre como una tortuga

Mi antivirus me lleva avisando un montón de tiempo: con una adecuada limpieza podría recuperar bastantes gigas de almacenamiento, tengo un montón de programas inútiles, bastantes residuos sin identificar,  no sé cuantas contraseñas inseguras y problemas de privacidad. Un desastre total. ¿Y qué estoy haciendo al respecto? Nada de nada, mirar para otro lado, y seguir hasta que el cuerpo aguante. En este caso, el cuerpo es el ordenador…

El resultado de todo este desastre es que mi ordenador es más lento que una tortuga. En ocasiones lo comento como mis amigos del Servicios mantenimiento informatica en Valencia y no se lo acaban de creer: hay veces que mi ordenador tarda media hora en ser operativo desde que lo enciendo… Me dicen que se lo lleve para echarle un vistazo y yo les digo que sí, que cualquier día, pero nunca surge la oportunidad.

Tenemos una relación tan estrecha, llevábamos tantos años juntos, que tengo miedo a perderlo. Nos conocimos en una tienda hace 10 años. No diré que fue un flechazo, pero me atrajo su elegancia y porte. Cuando lo abrí por primera vez, pensé que íbamos a estar juntos muchos años. Y así ha sido. Pero en los últimos tiempos veo con tristeza como se está desintegrando…

Tengo que asumir mi responsabilidad. La culpa no es suya. Ha hecho una buena labor durante años, pero por falta de tiempo, dejadez y un poco de incompetencia no le he dado el cuidado que se merecía. La tienda de Servicios mantenimiento informatica en Valencia lo revisó hace varios años y me recomendó seguir unas pautas yo mismo además de llevarlo a revisión de forma periódica. No hice caso a una cosa ni a otra. Y ahora el ordenador languidece.

Él sabe y yo sé que tengo que buscar un sustituto. Y en ello estoy (llevo como 2 años buscando ordenador, pero no me decido). Una cosa sí tengo clara con el futuro ordenador: esta vez me tomaré mucho más en serio lo del mantenimiento. Lo cuidaré y le haré las revisiones que sean menester. No quiero ver como otro ordenador muere en mis manos…